Reggaeton en los Estados Unidos

En los últimos años, los medios han explotado con historias que anuncian la llegada y adquisición de una nueva música urbana, el reggaetón. Las opiniones difieren del poder duradero del reggaetón: algunas lo han llamado “moda” 1, mientras que otras han predicho que encontrará “un lugar permanente y prominente en los EE. UU., Pero en la cultura popular global”. 2 El impacto, sin embargo, que el reguetón ha tenido de esta manera (en su existencia principal) es innegable. Mientras que para muchos, el reguetón no es más que un nuevo sonido en las calles, para un gran número de latinos que viven en los Estados Unidos y Puerto Rico, el reggaetón ha significado mucho más que un reflejo de la vida urbana. “Reggaeton es la historia de lo que está sucediendo en Puerto Rico ahora mismo en la calle, en los guetos y en las cárceles. Es una expresión artística y debe respetarse”, dice Jesús Trivino, Editor Asociado de la revista Scratch. También es un elemento clave en la difusión de la llamada “pan-latinidad”, una noción de identidad que es comercializable y celebradora de una identidad latina sin fronteras.

La aparición del reggaetón, sin embargo, también ha demostrado ser problemática, cuestionando muchas nociones de raza e identidad. Los latinos, que parecen ocupar una especie de en-betweeness -ni negro ni blanco, sino un pueblo mixto- han complicado la forma en que se ha construido la música urbana y una estética negra en los Estados Unidos. Con reggaetoneros como Tego Calderón reivindicando una identidad negra antes de su Puerto Rico (“Primero digo que soy negro y luego Boricua porque no importa a donde vaya, lo que ves es una cara negra” 4) y raperos como NORE proclamando sin ambages su identidad afro-latina, surge una multitud de preguntas: ¿hay algo así como una estética negra en la música negra? Si es así, ¿el reggaeton, interpretado por latinos de piel oscura, es música negra? ¿Puede uno ser latino, si consideramos cómo se construye la raza en la República Dominicana, por ejemplo? Y finalmente, ¿qué efecto tendrá el reguetón en la comunidad de hip-hop?

La tendencia a esencializar las identidades latinas y negras juega un papel importante cuando uno considera la importancia de las propias jugadas de identidad dentro del ámbito de la música. En el libro de Keith Negus, Popular Music in Theory (Polity, 1996), he discutido cómo la identidad y ciertas nociones esenciales de lo que significa ser hombre, mujer, negro, blanco, etc. hacen su camino hacia nuestras ideas sobre la música. La música racializada, como el hip-hop que se denomina música negra, puede ser tanto informativa como engañosa o restrictiva por todos los motivos antes mencionados. Por lo tanto, Negus propone,

… un cambio de las ideas esencialistas sobre la identidad cultural -la noción de que los individuos de un tipo social particular poseen ciertas características esenciales y que éstas se encuentran expresadas en prácticas culturales particulares- hacia la idea de que las identidades culturales no están fijadas de ninguna manera esencial sino se crean activamente a través de procesos de comunicación particulares, prácticas sociales y “articulaciones” dentro de circunstancias específicas.

No obstante, la raza sigue íntimamente ligada al género de la música urbana a medida que las nociones raciales del Otro se empaquetan para la misa.

No se requieren nociones esenciales de raza desde el exterior, pero a menudo se imponen (y ganan su relevancia) desde su mantenimiento dentro de un grupo también. Es notable que los artistas del reggaeton hayan manipulado la identidad latina esencializada para crear un falso sentido de pan-latinidad con el que las personas puedan alinearse. Cuando N.O.R.E. grita para que “los latinos se pongan de pie”, en su canción “Hear My Song”, él está haciendo uso de una estrategia de mercado y un imperativo histórico idílico destinado a hablar de la llamada “natividad” de la latinidad que no necesariamente existe.

Al principio
Hasta el advenimiento del reguetón, la música urbana se definía en gran medida por el hip hop y el rap, con su énfasis en la autenticidad, la capacidad de los artistas para generar líricamente la disidencia social y política, y un fuerte vínculo con las calles de la ciudad y los espacios urbanos. Distinto del R & B en forma musical y forma de expresión, el hip-hop y el rap han existido desde principios de los años setenta. Aunque mucho debate rodea las definiciones de hip-hop y rap, a menudo se acepta que la música rap es el componente lírico de la cultura más grande del hip-hop. A pesar de la concepción popular de que “… el hip-hop [rap] pertenece a los afroamericanos” 5, la importancia de los puertorriqueños en la formación del hip-hop es innegable. Las influencias multiétnicas del hip-hop son reales y están profundamente enraizadas en los diversos espacios culturales urbanos de la ciudad de Nueva York. Sin rival en su capacidad para dominar las listas de éxitos, los mercados de entretenimiento y la capacidad de infiltrarse en la cultura dominante, la cultura del hip-hop y la música rap han ocupado una posición prominente en los Estados Unidos desde sus inicios.

Consideremos, brevemente, la historia del reggaeton y su surgimiento, ya que es importante notar que el reggaeton, como el hip-hop, no es un fenómeno nuevo. Aunque el origen del reguetón nunca se conoce más allá de toda duda razonable (tanto Puerto Rico como Panamá afirman ser el punto de origen), es innegable que los cantantes puertorriqueños han sido los que obtuvieron la mayor aclamación a nivel comercial en el género . “Daddy Yankee, Wisin y Yandel y Don Omar, entre muchos otros, sentaron las bases, a través de sus proyectos para la multifacética y multimillonaria industria del reggaetón”. 6 La naturaleza híbrida del reggaetón proviene de la mezcla de sonidos caribeños de reggae y dancehall que se extendió por todo el mundo durante los años 60 y 70, con la música comercial de rap de mediados de los 90 en Puerto Rico.

Aunque el reguetón es diferente de sus predecesores en muchos sentidos, no obstante se parece al hip-hop, que informa la estética del reguetón. De hecho, tanto el reggaeton como el hip hop se inspiran en el estilo de vida urbano y en la “dialéctica persistente entre” algo verdaderamente épico y trágico “7 que existe en las ciudades: la pobreza y la acción violenta, por un lado, pero que buscan liberarse del estigma de ser así por otro.

El reggaetón negocia los espacios urbanos de la misma manera que el hip-hop, como el Otro racializado, e imita la fascinación de la cultura hip-hop por las pesadas y caras joyas, las mujeres con poca ropa y las trenzas y trenzas que a su vez “le dan cierta legitimidad y autenticidad al reggaeton “8. Sin embargo, el reggaeton ahora parece plantear un desafío -si no una oposición- al hip-hop como una forma musical urbana que está adquiriendo un mayor atractivo en los Estados Unidos y presentando una nueva esfera de influencia para los latinos. tratando de hacerse un nombre en la música.

El efecto que esta “nueva” música está teniendo en la comunidad de hip-hop es poderoso. Para muchos, el reggaeton ha creado una esfera separada e igual de expresión legítima y auténtica para los raperos latinos; la apariencia y popularidad del reguetón en los Estados Unidos está, de muchas maneras, cambiando la forma en que los latinos se están incorporando al hip-hop. ¿Cuál es el futuro de los latinos en el hip-hop y el reggaetón desde la perspectiva de aquellos que permanecen detrás de escena, los ejecutivos de la industria?

Entre bastidores

Muchos de los ejecutivos con los que hablé expresaron la posición de que los latinos parecen estar en el cerco, 9 entre el hip-hop y el reggaetón, y por lo tanto deben considerar cuidadosamente de qué lado elegirán. Si bien hay latinos como N.O.R.E. y Fat Joe, que una vez se separaron de Latin Rap pero están cerrando el círculo y abrazan sus raíces en la latinidad y el reggaetón, hay otros artistas como Tru Life que luchan por demostrar su merecido lugar en el hip-hop y se niegan a hablar en español. Después de mis entrevistas con diez ejecutivos de sellos de hip-hop, quedó claro que muchos ejecutivos consideran que el reggaetón es una música a través de la cual los latinos pueden expresarse de forma más “natural”; consecuentemente, esta noción sirve para negar o reducir la autenticidad de los latinos en la cadera. -salto. En esencia, los latinos finalmente han encontrado su lugar “verdadero” en la música, como si la música hip-hop que alguna vez habían estado presentando fuera de alguna manera menos real.

Tal vez la entrevista más reveladora de mi investigación fue con Billy Bang, presidente de la firma de marketing de música Powermoves Inc. Powermoves Inc., codirigida por Shawn Prez, ex vicepresidente de Bad Boy Entertainment, representa a una gama completa de clientes dentro y fuera de la industria de la música y ha ejecutado numerosas campañas exitosas de mercadotecnia y publicidad para Bad Boy Entertainment.

Bang dio una idea de lo que era el espacio “auténtico” para los latinos en el reggaeton y el hip-hop. Cuando se le preguntó sobre la participación de N.O.R.E. en el reggaetón, Bang dudó. “Inicialmente pensé que estaba tratando de perseguir un cheque,” hasta que obtuviera mi próximo álbum, voy a joder con esto y ganar algo de dinero. “Pero veo que es genuino, es medio negro, medio español. Está llevando el juego a la vanguardia. “Curiosamente, N.O.R.E. él mismo sintió la necesidad de justificar su incursión en el reguetón, tal vez debido a su complexión medio-marrón y sus contribuciones previas al hip-hop que podrían suscitar dudas sobre su “verdadera” identidad. En una entrevista N.O.R.E. dio a MTV en 2004 titulado, “N.O.R.E. Representa a su lado latino con el reggaeton ‘Oye Mi Canto’, “N.O.R.E. comentó: “El reggaetón está en mi sangre como el hip-hop está en mi sangre porque soy mitad latinoamericano”.

La respuesta de Bang, así como la autojustificación de N.O.R.E., apuntan a la forma en que las concepciones de raza -o más importante, el color de la piel- juegan un papel en la determinación de la autenticidad musical de uno. Me pregunté cuál habría sido la respuesta de Bang N.O.R.E. Ha sido un artista de piel clara más “obviamente latino”, como Daddy Yankee. ¿Habría estado Bang más dispuesto a aceptarlo como reggaetonero? ¿Hubiera dudado de todo el lugar “natural” de N.O.R.E. en el reggaetón? La respuesta de Bang a N.O.R.E., que no niega la importancia de los latinos en el hip hop, específicamente los puertorriqueños en Nueva York, claramente se debe a su creencia de que el reggaetón es de alguna manera más latino. “Debido al paisaje cultural en Estados Unidos y al aumento de los latinos, [el reggaetón] se está convirtiendo en una fuerza real”, dice Bang. “Lo he visto venir a la existencia. Los latinos siempre han sido parte del hip hop, pero era solo cuestión de tiempo hasta que ‘crearon algo para ellos mismos [énfasis agregado]. “Lo que legitimó el” cambio “de NORE, explicó el Sr. Bang, era su herencia española de que quizás no había sido lo suficientemente fiel en sus días de hip-hop. El asunto de la autenticidad surgió en casi todas las respuestas del Sr. Bang, a pesar de sus intentos de dar crédito, donde sentía que se debía crédito, a los latinos en el hip-hop. Cuando se le preguntó si sentía que había alguna competencia entre el hip-hop y el reggaetón, el Sr. Bang afirmó: “El hip-hop abrazó el reggaetón. Es un género respetable. ¿Es eso realmente un problema? Es como si los dejáramos entrar: son miembros honorarios “. Los que ellos hablan son, por supuesto, latinos que de alguna manera se ubicaron de manera no natural en la categoría de hip-hop.

Una entrevista con Christopher Wammai, que trabaja en las promociones de Radio y Mixshow en un sello independiente de hip-hop, arrojó otra serie de creencias sobre la autenticidad de los latinos en el reggaetón. Cuando se le preguntó si los latinos eran “negros”, el Sr. Wammi tuvo problemas para entender la pregunta: “Los latinos, ellos los latinos. Ellos no son negros. Ellos tampoco son blancos. Por el bien del hombre blanco, supongo que todos somos negros. La música que los latinos están haciendo ahora es una mierda; Están haciendo lo que viene de su alma. Sin embargo, no podemos joder con eso. Eso es mierda “.

La respuesta del Sr. Wammai reveló una incertidumbre común sobre quiénes o qué son las personas latinas y en qué categoría racial encajan. Cuando le pregunté a continuación cuáles eran las intenciones de las etiquetas de hip-hop al incorporar el reggaetón en la lista, no respondió en el registro. La esencia de su respuesta fue la que reveló la naturaleza explotadora que Wammai siente que las etiquetas de hip-hop están exhibiendo al cortejar y promocionar artistas de reggaetón cuyo atractivo urbano familiar coincide con lo que ya se hizo para los raperos. Él ve el reggaetón como un movimiento comercial exitoso: la incorporación es un movimiento impulsado por el mercado.

Los ejecutivos con los que hablé eran plenamente conscientes de las distinciones que estaban haciendo en sus mentes entre los latinos y los negros. Si bien ninguno de mis entrevistados abiertamente disputó la presencia e importancia de los latinos en el hip-hop desde su inicio, todos expusieron su tendencia a aceptar el reggaetón como un lugar más apropiado para la latinidad. Para ellos, una supuesta naturalidad latina inmutable, en un sentido esencialista, guía a los artistas latinos a ser más apropiados para el reggaetón, a pesar de una afiliación previa o una verdadera experiencia en el hip-hop. “No sorprende que niggaz se esté cruzando”, dijo Richie Dollaz, ejecutivo de Radio Promotions Guru / Label de Next Selection / Interscope. “Cuando algo tan popular explota y está en tu sangre, solo tiene sentido que te muevas con él”.

Las implicaciones de estas revelaciones son excelentes si consideramos cómo refleja el problema más amplio de nuestra dificultad para aceptar las identidades e historias a menudo superpuestas de negros y latinos. Los discursos convergentes de raza en América Latina y Estados Unidos hacen que ser negro no sea necesariamente compatible con ser latino, a pesar de que puede ser una realidad. Tego Calderón, famoso por hablar sobre su identidad multiétnica, no escatima ningún momento para poner a la vanguardia las intersecciones de la identidad negra y latina. “Ya gané los corazones y el respeto de aquellos a los que quería ganar: mi gente Latina, mi gente, la calle, mis hermanos y hermanas negros”. 11 El lector no puede dejar de sentirse atraído por la referencia a la gente latina seguida de una descripción de su negrura simultánea. El futuro de la música urbana puede descansar en la capacidad del hip hop y el reguetón para coexistir más pacíficamente con la comprensión por parte de artistas y ejecutivos de que sus historias no son necesariamente mutuamente excluyentes. De hecho, a menudo están demasiado relacionados como para confiar en construcciones esencialistas de raza y etnia.

Traducido Por: This Is It Production

Tomado de: The Mantle

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!
%d bloggers like this: